Seleccionar página
RETOS DE LA TECNOLOGÍA SANITARIA

RETOS DE LA TECNOLOGÍA SANITARIA

A raíz de la situación sanitaria que comenzó en 2020 el sector se ha visto sometido a una gran presión para administrar unos recursos que inicialmente eran insuficientes para hacer frente a la situación. Esto ha obligado a las organizaciones sanitarias a cambiar su enfoque y desarrollar nuevas técnicas y procesos, y una de las estrategias más importantes es acometer lo antes posible la transformación digital, para automatizar procesos y habilitar nuevas capacidades como la telemedicina.

En este camino las empresas del sector están adoptando una serie de tecnologías fundamentales, entre las que destaca la inteligencia artificial y los sistemas destinados a construir plataformas digitales de atención virtual. Y también se está viendo una rápida adopción de diferentes modalidades de robótica sanitaria, con tecnologías destinadas tanto a quirófanos como a limpieza e higienización.

En un reciente informe publicado por GlobalData, Jemima Walker, analista del equipo de investigación temática de esta firma de investigación, comenta que “la IA tiene el potencial de revolucionar la industria de la salud, apoyando el acortamiento de los plazos de descubrimiento de medicamentos, la reutilización exitosa de medicamentos existentes para combatir COVID-19, la mejora de las herramientas de monitoreo remoto de pacientes, la mejora de la eficiencia de la cadena de suministro y la modernización del modelo de ensayo clínico obsoleto mediante la mejora del diseño del ensayo, el reclutamiento de pacientes y la retención de pacientes”. La inteligencia artificial se ha convertido en uno de los temas de discusión principales entre las empresas del sector, y su presencia en las presentaciones de las compañías de dispositivos médicos, farmacéuticos y de atención médica ha aumentado en más de un 50% entre 2018 y 2021. Los expertos creen que el mercado de plataformas de inteligencia artificial para la industria sanitaria está listo para crecer, y se espera que los ingresos aumenten desde 1.600 millones de dólares en 2019 hasta unos 5.700 millones en 2025.